VACACIONES DE VERANO: Momento idóneo para incumplir el régimen de visitas

¿Qué sucede si el progenitor no custodio y su hijo se ven privados del derecho de disfrutar del periodo de vacaciones acordadas por sentencia de divorcio o análogas?

En primer lugar, antes de acudir a poner denuncias, habría que analizar el motivo del incumplimiento, así como determinar si se trata de un mero retraso en el inicio de las vacaciones o se trata de una negativa del progenitor custodio sin ningún fundamento.

El consejo del profesional, y teniendo en cuenta el beneficio del menor, es evitar en la mayoría de lo posible judicializar cualquier paso en la relación con nuestros hijos; pero si no hay posibilidad de alcanzar un acuerdo o entendimiento con la otra parte, los pasos a seguir serán los siguientes:

  1. Hacer un requerimiento de manera escrita y fehaciente a la parte incumplidora, advirtiéndole que no volverá a consentir un nuevo incumplimiento injustificado.

  2. Si persisten los incumplimientos, se le abren dos posibilidades:

a) Acudir a la vía penal mediante la interposición de una denuncia ante instancias policiales (Guardia Civil, Policía local, Policía Nacional o Autonómica), o ante el Juzgado de Guardia correspondiente.

Esta opción prosperará si nos encontramos ante una conducta dolosa por parte del progenitor que incumple, es decir, que aún pudiendo cumplir el régimen de visitas no lo haga.

b) Acudir a la vía civily en este caso se deberá solicitar de su abogado la interposición de una demanda ante el Juzgado que dictó la sentencia, pudiendo, a su vez, optar por dos vías:

1º. Demanda de ejecución de sentencia para que sea el Juzgado el que requiera al progenitor incumplidor para que cumpla con el contenido de las medidas acordadas, o ponga de manifiesto los motivos del incumplimiento.

Si aún así el progenitor continuara en su actitud, se le podrá imponer multas coercitivas, que serán mensuales conforme al 776.2ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil, pudiendo solicitar al Juzgado que se fijara un Punto de Encuentro Familiar donde se proceda a la entrega del menor, para que el Juzgado pueda hacer un seguimiento del cumplimiento.

2º. Demanda de modificación de medidas, concretamente del régimen de visitas o incluso la custodia del menor, ya que el incumplimiento reiterado de las obligaciones del régimen de visitas, tanto por parte del progenitor no custodio como del custodio, podrá dar lugar a la modificación por el Tribunal del régimen de guarda y visitas.

Antes de tomar cualquiera de la decisiones descritas, aconsejamos siempre que se ponga en contacto con nuestro despacho profesional, Abogados Torrevieja, para que pueda recibir el asesoramiento más adecuado en su situación particular, así como los pasos a seguir, e incluso intentar conciliar con el otro progenitor.