Qué hacer, sin miedo a represalias, si presencias un acto de violencia de género

Al hilo de los numerosos casos de violencia de género, nos gustaría trasladaros un episodio que vivimos en nuestro despacho de Abogados hace tan sólo unas semanas, y es que recibimos una llamada telefónica de una torrevejense que nos trasladaba una inquietud. Era una vecina que en una ocasión escuchó, sin ningún género de dudas, una auténtica pelea con gritos y golpes entre una pareja de hombre y mujer que residía junto a su vivienda, donde claramente la mujer se estaba llevando la peor parte y, aterrorizada por lo que estaba sucediendo, llamó inmediatamente a la Guardia Civil de Torrevieja.

Estos se personaron de inmediato en la vivienda en cuestión, momento en el que la pareja (y nos referimos a ambos), juraban y perjuraban que ellos no habían discutido, y ello pese a encontrar objetos por el suelo y una clara agitación en los sujetos, siendo la joven que allí residía la que pidió a los agentes que se marcharan de su casa, porque allí no sucedía nada.

¿Qué pasó? Pues que esta vecina, que tuvo que identificarse como tal, fue señalada e incluso amenazada tanto por el hombre como por la mujer que estaba siendo agredida, teniendo que convivir en la misma comunidad.

Sin embargo, al poco tiempo, volvieron a sucederse los episodios violentos, cuyos gritos y golpes también eran presenciados por menores que residían en la misma vivienda, y la vecina, presa del horror, nos llamó por teléfono sin saber qué hacer.

Desde luego que comprendíamos su situación y lo anteriormente vivido, pero no podíamos dejar que el desenlace fuera fatal, máxime cuando en la casa convivían dos menores de edad que eran testigos constantes de esta situación.

La solución que planteamos fue realizar una llamada telefónica a la Guardia Civil de Torrevieja describiendo los hechos, pero identificándonos como unos viandantes que habían escuchado la pelea, o a través de un tercer testigo de referencia. En este caso, fue este despacho el que llamó directamente a la Guardia Civil, los que, sin identificar a nuestro cliente, pudimos frenar esta situación.

No podemos dejar agredir, ni dejar matar a nadie impunemente. Debemos poner en conocimiento de los Cuerpos de Seguridad del Estado un episodio de violencia de género, sin temor a que pueda volverse en nuestra contra, como es el sentimiento de algunos que los presencian. No se trata de problemas ajenos que no nos incumben, se trata de una auténtica barbarie que sucede cada día tras las paredes de nuestras casas y debemos frenarla por cuanto esta problemática social podría tocarnos a la puerta en el momento que menos te lo esperas.

No lo dejes pasar, infórmate en nuestro despacho, estamos para ayudarte.